Mostrando 1-40 de 99 artículo(s)

El pan ecológico es más rico en proteínas, fibras y minerales que el no ecológico. Además, tiene más sabor y aroma. El pan blanco de producción ecológica aporta un 17% más de minerales que el pan artesanal no ecológico, y el integral aporta más fibra, minerales y proteínas.

Al comparar las características del pan ecológico con las del no ecológico, vemos que el primero aporta más beneficios para el organismo.

Rico en fibra: los panes blancos de harinas refinadas son los que aportan una menor cantidad de fibra (hasta un 3%). El pan denominado integral puede llegar a tener entre tres a cuatro veces más de fibra. 

Alto contenido en minerales: el pan blanco de producción ecológica aporta un 17% más de minerales que el pan blanco artesanal, y un 3% más que el pan blanco industrial. Unas diferencias que son más pronunciadas en el caso de nuestro pan ecológico integral, en el que los niveles de minerales son un 15% superior a los niveles del pan integral artesanal, y un 10% superiores a los niveles del pan integral industrial.

Nivel superior de proteína: el pan blanco ecológico es el que presenta mayor fracción nutricional. Así, frente al pan de producción industrial, el ecológico contiene más de un 19% de proteína, y frente al artesanal, los niveles son un 2% superiores.

Sin aditivos químicos: nuestro productos están libres de aditivos químicos, a diferencia del pan no ecológico, donde la utilización de enzimas en la elaboración del pan puede provocar reacciones de sensibilidad en la persona.

Ausencia de residuos fitosanitarios: los pesticidas suelen quedar adheridos en la superficie exterior de los granos. Como las partes externas del cereal son las más sensibles a la acumulación de residuos, es fácil que los panes no ecológicos concentren residuos.

Sabor y aroma a verdadero pan: nuestro pan ecológico se elabora con masa madre, que le proporciona un sabor ácido característico.